Madrid, 1978

Que tipo tan especial…

Acompañado siempre de mi mejor amigo, OSHO, y bajo el ojo izquierdo de una gran mujer, Cristina…

De carácter ​difícil, me ha costado encajar en cualquier «comunidad», a lo mejor es por eso que siempre me he buscado la vida solo, puede ser porque mi deporte paterno era eso, muy solitario.

Karateca de padre, aeróbico de madre, ambos me han aportado la disciplina, constancia y muchísima pasión por la actividad física y la vida saludable, si a eso le sumamos que la música siempre ha formado parte de mi día a día, la combinación es perfecta.

Deportista de nacimiento, no entiendo mis días sin entrenar, ya sea corriendo por el monte con mis perros, en mi MTB o practicando halterofilia y gimnásticos.

Ahora puede ser el momento de aportar mi granito de arena al fitness dirigido, y es que la experiencia es un grado, y cuando te crees que lo sabes todo, no sabes nada, y cuando sabes que no sabes nada, es cuando todo tiene sentido.

A mis padres, Manuela y Ceferino, por ser mis dos referentes…