48 0 comments

EL DIARIO DE ENBICA 1.22

Antes de nada, decir que no me ha costado mucho elegir la foto de portada para este diario, y es que, aunque mi primera maratón fuera un auténtico desastre, llegué feliz a meta con el ser vivo que me ha acompañado siempre desde que nació, Osho, mi fiel amigo de cuatro patitas, que además corre que se las pela, pero bueno, eso es otra historia.

Me presento para quien no me conozca, me llamo César Millán, y no, no soy el de los perros. Deportista de nacimiento y competidor de vocación, por lo que te podrás imaginar que entrenar para mi es como beber agua, básico en mi día a día, pero vamos al lío, a lo importante.

Han pasado ya tres semanas desde que finalizara mi temporada y disfrutar así de mis ansiadas vacaciones, vacaciones de 15 días en los que literalmente no he hecho nada de actividad física, ¿consecuencia?, me ha dolido todo el cuerpo, pero no, no he entrenado, y es que conocedor del descanso, mi cuerpo necesitaba no hacer nada de nada y mi mente tampoco, así que podemos decir que la vuelta ha sido dura físicamente pero muy satisfactoria mentalmente.

¿De que va el diario? Un poco para contarte como es la vida de un deportista, desde lo que come, lo que descansa, lo que entrena, duerme, rutinas, etc… Y es que ponerse la palabra «deportista» es un adjetivo muy serio que parece que muchos se ponen en sus redes sociales y que como dice el refrán, además de serlo, hay que parecerlo.

¿Que paso esta semana? Ufff…

  • Día 1: 5 kilómetros de carrera además de las dos sesiones de entrenamiento en mi box, carrera que disfruté con el objetivo único de mover las piernas, que bastante quietas habían estado.
  • Día 2: Creo que casi 40 kilómetros de bici de carretera… Como me pesa esa bici, y menos mal que le doy bien a la pata, pero todavía me toca pillarle el tranquillo. Ah!!! Dos de entrenamiento en el BOX.
  • Día 3: Repetimos los 5 kilómetros de carrera, no era la idea, pero por circunstancias personales no toco otra. Que pedazo de agujetas en las patas, madre de mía!!!
  • Día 4: 30 kilómetros de carretera casi en una hora… Ole, ole y ole!!! Con lo canijo que soy y como muevo esos platos. Por cierto, con sesión de pata antes de salir a dar pedales, claro, sin olvidar las dos sesiones en el BOX.
  • Día 5: Últimos 5 kilómetros de carrera, un poco igual que el Lunes y el Miércoles, sin más, esta semana ha sido semana de encontrarse con la zapatillas y muchas más cosas, como con las barra de halterofilia.
  • Día 6: Casi 2 horas de bici para hacer unos 45 kilómetros. Media más baja pero con la sensación de disfrutar de la bici y de un sábado lleno de sol y de muchísimo fresquito.

Como verás, ha sido una semana relajada, de toma de contacto, con el único objetivo de tocar casi todas las cositas que me gustan a falta de la piscina que comenzaré ya en breve, como no, volviendo a retomar el orden de las comidas y del descanso, y es que sin buena gasolina, uno no funciona igual.

Hey!!! Si te has acabado el tocho aquí descrito, GRACIAS!!!…

César Millán

Nota: Haré todo lo posible por dejarme caer cada domingo, de verdad 🙂

Related Stories

( 0 comentarios )